La idea de un ojo que observa y todo lo que sucede, es milenaria y está presente en diversas religiones y tradiciones culturales. 
Este símbolo  es conocido con dos denominaciones: el ojo de la Providencia o el ojo que todo lo ve.

Para los asirios y los babilonios el Ojo que todo lo ve, adaptado a sus culturas, fue considerado como un símbolo de protección divina. Los judíos y los cristianos también lo hicieron suyo para representar a Yahvé o a Dios, y más concretamente su omnipotencia y su omnisciencia.

Colgante Amuleto Ojo Providencia

5,95 €Precio